Recientemente hemos estado en los campos de refugiados del valle del Bekaa en Líbano, hemos conocido duros testimonios y hemos sido testigos de cómo malviven miles de personas que se han quedado sin hogar y a medida que pasa el tiempo sin esperanza.
Ahora llega el invierno, el sexto invierno para millones de refugiados fuera de su país y de sus hogares. Los inviernos son largos en un campo de refugiados, si el día a día ya es difícil, con la llegada de las nevadas, las lluvias, los fuertes vientos y las temperaturas bajo cero todo se complica aún más. Las carreteras se cortan por las fuertes tormentas, las tiendas de campañas no están preparadas para las duras condiciones climatológicas, hace falta ropa de abrigo y las necesidades se incrementan con la llegada del frío.
Como siempre los niños, los más vulnerables, son los más propensos a contraer enfermedades sobre todo infecciones respiratorias que se contagian con mucha facilidad.
Colabora con nosotros, puedes proporcionar a un niño un abrigo por tan solo 15€, unos pantalones por 10€ o unos zapatos por 10€ también.