El invierno es la peor época para los refugiados sirios debido a las bajas temperaturas. Las familias sirias asentadas en los campos de refugiados no tienen recursos para hacer frente al duro invierno y necesitan dos litros diarios de combustible para poder mantener el frío a raya. Puedes ayudarles proporcionándoles el combustible necesario para un mes por 60€.Cma