El pasado 1 de octubre volvimos al valle de la Bekaa en Líbano para proporcionar alimento y material de higiene a los refugiados sirios. Seguimos trabajando para ofrecer ayuda continuada y aliviar el sufrimiento de estas familias que llevan en esta injusta y dura situación desde hace más de 7 años .